comprar cigarrillos electronicos

Blog y reviews del cigarrillo electronico.

Lo que se esconde tras el titular del primer caso de neumonía por el uso de cigarrillos electronicos en España.

Lo que se esconde tras el titular del primer caso de neumonía por el uso de cigarrillos electronicos en España.

Caso de neumonía en cigarrillos electronicos ¿manipulación de medios?

Hace unos días apareció en los medios de prensa la noticia sobre el primer diagnóstico de neumonía provocada por el uso del cigarrillo electronico. El paciente, un varón de 50 años, se encontraba ingresado en el Hospital Universitario de La Coruña cuando le fue detectada una neumonía lipoide. El encabezamiento de la noticia, de cuya veracidad no dudamos, merece sin embargo algunas matizaciones. Muchos de los medios de comunicación que se han hecho eco de la noticia le han dedicado titulares de trazo grueso y confeso carácter alarmante: “Diagnosticada neumonía por el uso de cigarrillos electronicos”. Tal aseveración, sin ser del todo falsa, es muy fácilmente malinterpretable por parte del público, un hecho que, no dudamos, estaba perfectamente previsto.

Ver también: Mi experiencia como usuaria del cigarrillo electrónico

El poder de los titulares

La mayoría de los medios señalan en el desarrollo de la noticia detalles que “desinflan” el alarmismo que su titular infunde a primera vista. El paciente, fumador de tabaco convencional, se encontraba hospitalizado a causa de otra afección que nada tenía que ver ni con el tabaquismo ni mucho menos con los cigarrillos electronicos (“motivos no neumológicos” según el comunicado de prensa). Durante días hizo uso de este dispositivo como sustituto del tabaco –obviamente no se le permitía fumar en las instalaciones hospitalarias-, y lo hizo de una forma que excedía no sólo las recomendaciones de fabricantes y distribuidores de cigarrillos electrónicos, sino el propio sentido común: hasta cuatro recargas diarias, citan los medios, el equivalente a cuatro paquetes de tabaco convencional. Tras notar molestias respiratorias, fue sometido a varias pruebas y se le diagnosticó una neumonía lipoide. ¿Y eso qué es? Se les llama neumonía o pulmonía a diversas afecciones, generalmente infecciosas y muy comunes –casi todos hemos pasado una neumonía en alguna ocasión-, que afectan a los tejidos pulmonares provocando la inflamación de los alveolos y la reducción de la capacidad respiratoria (así como molestias asociadas: tos, esputos, fiebre...). Este tipo de infecciones son muy corrientes y no suelen requerir ni hospitalización ni tratamientos excepcionales en personas sanas. La neumonía lipoide o lípida es una enfermedad muy poco frecuente en la que los alveolos pulmonares ven afectado su correcto funcionamiento no por un agente infeccioso, sino por la inhalación y acumulación de sustancias grasas en los pulmones. La mayoría de los casos se registran en individuos expuestos a vapores oleosos en su ámbito laboral y en personas sometidas a intubación hospitalaria (para lo cual se utilizan lubricantes de vaselina, que son el origen de estos acúmulos grasos). El tratamiento en estos casos –como el del paciente de La Coruña-, consiste en suspender la exposición al agente que ha provocado la acumulación de grasa. Uno de los profesionales del Hospital Universitario lo comenta con esta claridad: “En cuanto se le prohibió que volviera a vapear, el paciente comenzó a recuperarse”.

En resumen: uno de los 800.000 usuarios de cigarrillo electronico de nuestro país sufrió la semana pasada un episodio de neumonía lipoide tras vapear compulsivamente durante varios días. Las molestias desaparecieron tras interrumpir el uso de su cigarrillo electronico. Dicho así, la verdad es que el caso ni es noticia, ni tiene interés alguno para nadie que no sea ese mismo señor de La Coruña, sus familiares y, de tenerlos, sus acreedores. Pero también es sabido en el gremio periodístico que la mayor parte del público no lee más allá de los titulares, y un encabezado como “Hombre hospitalizado por usar cigarrillos electrónicos” es más alarmista, efectista y por ende resultón que “Un señor de La Coruña se repone de un empacho de cigarrillo electronico”. Si sólo fuese cosa de los medios –tampoco se lo reprochemos, al fin y al cabo tienen que vender-, ésta no sería más que otra de la infinita lista de noticias curiosas, pintorescas o simplemente intrascendentes. Lo siniestro es que detrás de titulares como éste se encuentran instituciones muy interesadas en torpedear el sector del cigarrillo electronico tal como hoy lo conocemos: un mercado incipiente sin excesos regulatorios, sin intervencionismo fiscal abusivo y en el que operan y compiten libremente multitud de pequeños distribuidores que se adaptan a las tendencias de los consumidores, y no en el que los consumidores son los que se adaptan a las tendencias de una industria hegemónica, monopolística e hiperregulada.

¿A quién le interesa atacar al cigarrillo electronico?

Las compañías farmacéuticas y las tabacaleras se muestran doblemente interesados por el creciente segmento de usuarios del cigarrillo electronico. Por un lado, el cigarrillo electrónico es un competidor directo del tabaco tradicional, y también de los productos para ayudar a dejar de fumar. Evitar el despegue de vapeo les garantiza a las tabacaleras una nutrida legión de fumadores a perpetuidad, y a las farmacéuticas otro tanto de compradores de ansiolíticos, chicles y parches de nicotina previamente conducidos a la adicción por la industria del tabaco. Por otro lado, tanto unos como otros han afilado los cuchillos de sus respectivos lobbies para presionar a los legisladores. Tienen la esperanza de que las leyes les otorguen un monopolio sobre la nueva tecnología equivalente al que ya disfrutan en sus respectivos sectores. No es que deseen que el cigarrillo electronico naufrague, es que quieren ser ellos los que lleven el timón. Claro que, si echamos la vista atrás y analizamos los peculiares usos de su arraigada cultura empresarial, con razón podemos temernos que en este caso no sólo quieran ser el capitán de la nave, también la oficialidad y la marinería al completo, los astilleros, el armador del buque, la autoridad portuaria etcétera.

A estas alturas de la partida, el pilar de su campaña se encuentra en los medios de comunicación. En los próximos meses vamos a asistir a una creciente proliferación de informaciones alarmantes sobre los cigarrillos electronicos, como ya se viene registrando desde finales del verano pasado. A nadie le cabe la menor duda de que, tan pronto como el sector farmacéutico o cualquier otra gran industria de consumo lograse hacerse con el monopolio de los cigarrillos electronicos, el carácter de las noticias de prensa y televisión sobre estos dispositivos daría un giro de 180 grados: de ser algo por lo que se diagnostican neumonías lipoides, pasarían a convertirse en la mejor invención por el bien de la salud pública desde la penicilina.

Ante la campaña que se nos viene encima, sólo nos queda conminar a todos los interesados a que cotejen la información, a tomar siempre con prudencia los titulares –tanto los alarmistas como los exageradamente beatíficos-, y a contrastar con usuarios de cigarrillos electrónicos sus impresiones, opiniones y experiencias en beneficio de un debate más sensato y riguroso, y a la toma de decisiones más responsables y plenas de criterio como consumidores.

Argumentos

La ventaja de estar sometido a una presión como la que actualmente sufre el cigarrillo electronico, es que tus detractores harán siempre la más furibunda y dramática utilización de cuantos argumentos en tu contra tengan en su mano. Y es una ventaja porque su falta de argumentos equivale a la ausencia de argumentos.

A pesar de los múltiples estudios que se esgrimen concluyendo que “no está demostrada la inocuidad absoluta del cigarrillo electronico”, lo cierto es que en los diez años de existencia de esta tecnología no ha habido ni un solo caso de muerte o enfermedad grave relacionada con su uso.

Un episodio de neumonía en un usuario que cuadruplicaba el consumo diario para el que los cigarrillos electronicos están concebidos no significa que el cigarrillo electronico cause neumonía, como tampoco significa que beber agua provoque hiponatremia porque alguien se beba 8 litros diarios durante una semana (la hiponatremia es una peligrosa disminución de los niveles de sodio en la sangre causada, entre otras cosas, por la ingesta excesiva de agua). Lo mismo puede decirse de la sal, el azúcar, las grasas, etcétera, etcétera.

La nicotina, presente en algunos de los e-líquidos que utilizan los cigarrillos electrónicos, se añade para compensar la ausencia de esta sustancia adictiva en el organismo, exactamente igual que hacen los parches y chicles que se venden en las farmacias. Este aporte de nicotina ayuda a los vapeadores a sustituir gradualmente el tabaco convencional por el cigarrillo electronico. A medio plazo, la adicción a la nicotina suele estar superada en la mayoría de los usuarios. Los demás ingredientes del e-líquido son sustancias de amplio uso en alimentación, farmacia y cosmética. Son consideradas seguras por las autoridades sanitarias de todos los países de Occidente, bien conocidas y utilizadas desde hace décadas en miles de productos de consumo cotidiano.

Para desdicha de sus enemigos, hoy por hoy no hay más de donde rascar titulares alarmistas sobre los cigarrillos electronicos. Mantengámonos atentos a los medios y, tal como os proponía, ejerzamos con responsabilidad y sensatez nuestros derechos y obligaciones como receptores de la información que éstos ofrecen.

Ver también: Mi experiencia como usuaria del cigarrillo electrónico


Sandra Martínez Morales

Entradas destacadas:

¿Es el Cigarrillo Electrónico cancerígeno?¿Es el Cigarrillo Electrónico cancerígeno?

El cigarrillo electronico contiene sustancias bien conocidas y aprobadas por diferentes organismos de salud a nivel mundial y muchos de sus componentes son ampliamente usados en la industria farmacéutica y alimenticia. Desde que hace unos meses se ha comenzado a popularizar el cigarrillo electronico, la opinión pública está asistiendo a una sutil campaña de desprestigio hacia estos novedosos dispositivos. Una larga -y en ocasiones turbia- historia de c
Seguir leyendo...

¿Cuál es el mejor cigarrillo electrónico?¿Cuál es el mejor cigarrillo electrónico?

El mejor cigarrillo electrónico Ya pasaron los tiempos en los que los modelos de cigarrillo electronico eGo eran el producto estrella con el que miles de usuarios intentaron dejar de fumar allá por 2013. En la actualidad los cigarrillos electrónicos (también llamados vaper) han evolucionado enormemente tanto en técnica como en calidad, por lo que podemos decir que a día de hoy, el cigarrillo electrónico es mucho más eficiente para dejar de
Seguir leyendo...

Lo que se esconde tras el titular del primer caso de neumonía por el uso de cigarrillos electronicos en España.Lo que se esconde tras el titular del primer caso de neumonía por el uso de cigarrillos electronicos en España.

Hace unos días apareció en los medios de prensa la noticia sobre el primer diagnóstico de neumonía provocada por el uso del cigarrillo electronico. El paciente, un varón de 50 años, se encontraba ingresado en el Hospital Universitario de La Coruña cuando le fue detectada una neumonía lipoide. El encabezamiento de la noticia, de cuya veracidad no dudamos, merece sin embargo algunas matizaciones. Muchos de los medios de comunicación qu
Seguir leyendo...

Mi experiencia como usuaria del cigarrillo electrónicoMi experiencia como usuaria del cigarrillo electrónico

Quiero aprovechar la ocasión para redactar un artículo sobre los cigarrillos electronicos algo más personal que de costumbre. Después de varias semanas dedicándome a comentar la tecnología, las características y la actualidad del mundillo, voy a daros mi testimonio como usuaria de estos dispositivos. Y es que, por estas fechas, justo hace un año que llevo disfrutando de mi cigarrillo electronico. En estos doce meses he pasado de fumadora
Seguir leyendo...





Ayuda
-

Habla con nosotros

Contacta por WhatsApp

La forma más rápida de contactarnos es por WhatsApp, añade a tu WhatsApp nuestro número 722 511 347 y te atenderemos en seguida.

Nota: ¡ No olvides preguntarnos por los líquidos gratis !


Contacta por email

Usa nuestro formulario de contacto online:

Contactar

Artículo añadido